quisi-cosa

quisi-cosa




miércoles, noviembre 29, 2006
Tú tienes la culpa abuelita



Al leer una entrevista hecha recientemente a Anselm Kiefer en la que menciona algo acerca de su fascinación por el plomo, recordé de pronto que cuando era niña, encontré en casa de mi abuela una caja con pequeñas balas de plomo. Jugué un rato hasta darme cuenta de su deliciosa maleabilidad y entonces decidí masticarlas y apreciar mejor su consistencia. Recordé la sensación única, el metal rechinando entre las muelas, y esa combinación entre el peso y la posibilidad de convertirlo en algo más... Mi primera reacción ante el (re) descubrimiento fué pensar, ¡Con razón! Esa lentitud... sabía que tenía que venir de otro lado, sabía que no era normal. Luego pensé que no podría atribuirle todos mis lados inertes a una poca de ingestión de plomo, después de todo a Anselm no le ha pasado nada... ¡A quién coños se le ocurre dejar eso al alcance de un niño?

1:03 p. m.



miércoles, noviembre 22, 2006
Nick Drake (1948-1974)



Place to be

When I was younger, younger than before
I never saw the truth hanging from the door
And now I'm older see it face to face
And now I'm older gotta get up clean the place.

And I was green, greener than the hill
Where the flowers grew and the sun shone still
Now I'm darker than the deepest sea
Just hand me down, give me a place to be.

And I was strong, strong in the sun
I thought I'd see when day is done
Now I'm weaker than the palest blue
Oh, so weak in this need for you.

Someday...

3:37 p. m.



jueves, noviembre 16, 2006
Amo a los negros gritones



Screaming Jay Hawkins - I Put a Spell On You (please disregard what happens at the end)

12:36 p. m.



sábado, noviembre 11, 2006
Inmortalidad Cibernética



Visitar un banco de información transhumanista es cruzar el umbral entre la realidad y una novela de ciencia ficción. Pero de acuerdo a la visión transhumanista no hay nada de ilusorio en el asimilar la variante que moldea nuestra complexión como especie -tecnología, y nos retribuya el crecimiento que necesitamos. Qué provocará la nueva forma de percibir el mundo aun está por verse. Entender que nuestra realidad está condicionada por los avances tecnológicos de hace décadas, y estará por las inquietudes y ambiciones gestadas en los laboratorios del presente, es una parte escencial de nuestra época. En este sentido el diálogo transhumanista cobra el valor de cosa ineludible, despertando la imaginación a una realidad hipotética en la que el ser no es: todo lo que nos define como individuos, cuerpo, mente, experiencias, recuerdos, ocupación espacial y temporal, se pierde ya sea en la ambiguedad de lo sintético o en el vacío de los tubos de microcircuitos.

De los planteamientos más inquietantes está el separar la mente del cuerpo y transferirla a una computadora capaz de capturar la actividad neurológica como si fuera un programa.* Para esto se duplicaría la información de cada una de las células en el cerebro y sus conecciones sinápticas. Una vez que la mente ha sido traducida a datos informáticos, ésta adquiere cualidades volátiles. Según exponen, no solo sería posible agudizar el desempeño mental y las capacidades cognitivas, sino también modificar el "programa" hasta la perfección, infieriendo con ello inmortalidad. Una mente podría ser replicada cuantas veces fuera deseado, y con esto tener varios cerebros artificiales funcionando de una sola "mente". Como si todo esto no fuera ya suficiente, en la versión mas optimista se evoca la posibilidad de configurar una especie de consciencia colectiva en la que los conocimientos y experiencias de cada ser, incluso de los no humanos, podrían ser compartidos y asimilados por otras mentes, del mismo modo en que se incorpora cualquier programa a una computadora. De acuerdo con los sueños transhumanistas dejaríamos de ser cautivos de nuestro propio cuerpo, y a la vez maximizaríamos nuestras capacidades... y todo esto en bien de la humanidad.


Nos podrá parecer lejano pero hay empeño en lograrlo: en Georgia se creó hace tres años un robot controlado por neuronas de rata, por ejemplo.

rat art

Para hacer el asunto de la transmigración más atractivo, se piensa en la necesidad de construir cuerpos sintéticos no perecederos. Hay un diseño hipotético, un prototipo, del cuerpo perfecto: Primo Posthuman de Natasha Vita-More. En su manifiesto formula lo siguiente:

"Primo Body no envejece, es fácil de actualizar, cuenta con componentes meta-sensoriales, 24 horas de Net relay system, y opciones de género múltiples. La capa exterior está hecha de piel inteligente. . . diseñada para que se reponga y repare a sí misma. Contiene nanobots en la epidermis para comunicar al cerebro y determinar la textura y el tono de la superficie. Transmite información sensorial avanzada . . . Al comparar Primo con el cuerpo humano, es escencial tener en cuenta que los objetivos de diseño tienen como propósito sobreponer la enfermedad y la degeneración. . . [y] por su misma condición el ideal de Primo Body se encomienda a una nueva naturaleza humana que continua modificandose atravez de el tiempo y sus cambios son socialmente impulsados. . ."

Como punto de partida los transhumanistas proponen una identidad individual descarnada, anteponiendo la lógica de el patrón-mente a la arraigada identificación con el cuerpo. Con esto establecido, el cuerpo sintético tendría por única función servir de vehiculo, y como tal, podría ser remplazado según las circunstancias. Por ejemplo sugieren que para viajar a lugares distantes como en el caso de visitar otro planteta, no sería necesario transportarse físicamente cuando en cambio se puede viajar a la velocidad de la luz, y rentar un vehículo al llegar. Que tal...? Y el conflicto de dualidad que lo resuelva la filosofía.

*aquellos que se interesen por los detalles técnicos y filosóficos: uploading y cybernetic immortality

11:50 a. m.



maystar design